miércoles, 14 de enero de 2009

Catálogo imposible de furores por venir.

0.1,0.3
"Andar solo/correr/escaparse/arañar los muros/encerrarse
montar guardia/vigilar la puerta/cerrar la puerta
dar una conferencia/hablando solo/sin parar de hablar
hablándose de lejos/callarse/condenar todos los orificios de la casa
condenar todos los orificios del propio cuerpo (ojos, nariz, orejas)
con los ojos vendados/recubierto de telas enceradas
hacerse cataplasmas/cubierto de ventosas/caminando sin tocar el suelo
caminando con zancos/subir la escalinata/y hacer fuego/fumar en pipa
ahumar/usando el tabaco en todas sus formas/desvestirse y quemar toda la ropa
estar en lo negro/estar solo/estar en la noche/convertirse
hacer penitencia/ser un héroe/ser un santo
tomarse por el Papa
echar un sermón
teniendo visiones
estudiar retórica
hallando el gesto de venganza del profeta
mirar el cielo
espiar el cielo
encolerizarse
lanzando invectivas al cielo
insultando a Dios y a sus Santos
jurar
maldecir
volverse fanático
dogmático
flagelarse
caer como mosca
tener diarrea
estar en estado de ebriedad
agarrar el baile de san vito
descomponerse
oler mal
heder
apestar
morir súbitamente
resucitar
perder la vista
estar inmóvil
estar postrado
ser devorado por un animal
pasar por todos los colores
gritar
gemir
morir de hambre
hirguiendo los cadáveres
apilando los cadáveres
cazar las mosacas
tener náuseas
hacer llorar a las estatuas
ensuciar
ensuciarse
arrastrado por el frenesí sexual
bailar
ponerse un cirio u brasa en la cabeza
tener una linterna en el sitio del cráneo
contar un chiste
inocularse la peste
quemar la casa
bailar alrededor
cavar un hoyo
emparedarse
enterrarse a sí mismo
hablar una lengua extranjera
hacer música
ser sospechoso
tener una mancha..."

Georges-Didi Huberman
Mémorandum de la peste
Titre 23

1 comentario:

fpf dijo...

Por eso, si me fuerzo a ser racional y razonable, y todas esas cosas buenas, debo admitir que la existencia de Disneylandia (que yo sé que es real) prueba que no vivimos en Judea en 50 D.C. La idea de San Pablo dando vueltas en unas tazas de té gigantes mientras escribe la primera carta a los Corintios al tiempo que Paris TV lo filma - eso no puede ser. San Pablo nunca iría a Disneylandia. Sólo niños, turistas, y altos oficiales Soviéticos van a Disneylandia. Los santos no."

P.K.Dick